Students ride the bus home from Russellville Middle School in Russellville, Alabama, on Dec. 9, 2022.
English-Language Learners Project

Este Distrito Está Teniendo Éxito con Estudiantes de Inglés. ¿Puede Mantener su Impulso?

By Ileana Najarro — June 02, 2023 14 min read
English-Language Learners Project

Este Distrito Está Teniendo Éxito con Estudiantes de Inglés. ¿Puede Mantener su Impulso?

By Ileana Najarro — June 02, 2023 14 min read
  • Save to favorites
  • Print

Read in English

Nota del editor: Education Week ofrece acceso a este artículo de forma gratuita como servicio público. Por favor considere apoyar nuestro periodismo con una suscripción.

Lea el resto de la serie aquí.


Russellville, Ala. -

Elizabeth Alonzo esquivaba los pupitres que le llegaban justo por encima de las rodillas. Preparó computadoras portátiles para los estudiantes de 2.º grado de Katherine Wilson, de modo que estuvieran listos para una prueba de lectura en línea.

Los estudiantes estaban terminando la clase de educación física en el gimnasio. Todos menos Jose Perez Juarez, de 9 años, que estaba reunido con un orientador que trabaja con estudiantes recién llegados al país.

Alonzo es auxiliar en la escuela primaria West Elementary de Russellville, uno de los 10 auxiliares docentes bilingües contratados por el distrito con fondos federales para hacerle frente a la pandemia, en el marco de los últimos esfuerzos del distrito escolar por crear un clima escolar más integrador y favorable para los estudiantes de inglés.

Ver también

The Russellville City School District has worked to meet the needs of an influx of Hispanic students over the last few years through a number of methods, including hiring nearly a dozen new bilingual aides. Elizabeth Alonzo, pictured here before a class at West Elementary in Russellville, Ala., on Dec. 9, 2022, is one of the bilingual aides.
Para satisfacer las necesidades de una creciente población de estudiantes de inglés, las escuelas de la ciudad de Russellville han contratado a 10 nuevos asistentes bilingües, incluida Elizabeth Alonzo, fotografiada aquí antes de una clase en West Elementary el 9 de diciembre de 2022.
Tamika Moore for Education Week

Ella pasa cada semana escolar rotando entre las aulas para ayudar a los profesores de aulas generales como Wilson, que tienen un número elevado de estudiantes de inglés. Se encarga de diversas tareas, desde traducir las instrucciones para los estudiantes hasta ponerse en contacto con sus padres en español.

Eso incluye a Jose, que llegó de Guatemala el año pasado sin ninguna educación formal. Este es su segundo año inscrito en 2.º grado.

Al terminar de preparar la prueba, Alonzo salió del aula de Wilson para recoger a Jose que estaba al otro lado del edificio.

Un coro de “hi” y “hola” saludaba a Alonzo en los pasillos cuando los estudiantes pasaban de una clase a otra. En cuanto Jose estableció contacto visual con Alonzo, se quedó inmóvil. Se acercaba la hora del examen.

No te preocupes,” le dijo Alonzo mientras caminaba a su lado. “Todo va a estar bien.”

Le tendió la mano que llevaba dentro de la manga de la chaqueta para que se la agarrara.

No te preocupes. Todo va a salir bien.

El financiamiento fue clave para los primeros avances

El tiempo que Alonzo lleva trabajando con estudiantes como Jose puede acabarse pronto.

Elizabeth Alonzo works as a bilingual aide with 2nd grade student Esteycy Lopez Perez at West Elementary in Russellville, Ala., on Dec. 9, 2022.

Para mayo de 2024, el financiamiento federal de recuperación que cubren el salario de Alonzo dejará de recibirse, y Russellville, como otros muchos distritos, tendrá que encontrar otras fuentes para mantener a flote el proyecto. Mientras tanto, los distritos tienen que hacerle frente a un panorama político en el que los líderes estatales y los investigadores coinciden en que todavía no se ha logrado lo que necesitan los estudiantes de inglés.

Aunque los distritos reciben cada año un financiamiento federal para mejorar o potenciar los programas de apoyo lingüístico a los estudiantes de inglés, lo que se conoce como Título III, la subvención no cubre todos los costos asociados. El financiamiento federal tampoco se destina a financiar actividades básicas de los distritos, sino más bien a la formación del profesorado y a programas escolares de verano.

“La ley federal dice que cuando un estudiante que está aprendiendo inglés llega a nuestro distrito, es nuestra responsabilidad educarlo,” dijo Heath Grimes, superintendente del distrito de Russellville. “No hay dinero para hacerlo. El estado nos da relativamente poco dinero para ello, aunque ha aumentado el financiamiento en los últimos años. Recae sobre el dinero del distrito.

"¿Y si fuéramos un distrito pobre que no pudiera afrontar esa situación?” añadió. "¿Qué pasa si se trata de una escuela rural de un condado que no tiene una base impositiva urbana y no tiene ninguna industria? Entonces, ¿cómo apoyar a esos estudiantes si se tiene una alta población de estudiantes de inglés?”

Además, los estudiantes de inglés se encuentran entre las poblaciones estudiantiles de más rápido crecimiento.

En los últimos diez años, la población de estudiantes de inglés de Alabama se ha duplicado, pasando del 2.4 al 5 %, lo que refleja una tendencia nacional creciente. Entre 2010 y 2019, la población nacional de estudiantes de inglés ha crecido hasta convertirse en el 10 por ciento de todos los estudiantes de escuelas públicas, según datos federales.

Estos estudiantes requieren servicios especializados que incluyen trabajos de traducción y, en algunos casos, ayuda para navegar por las leyes de inmigración.

Para complicar las cosas, cuando los estudiantes de inglés se inscriben a una edad más avanzada, con frecuencia después de haber emigrado al país, sus necesidades pueden ser más complejas y deben satisfacerse en un plazo más breve.

Russellville ha progresado con los niños más pequeños, logrando que más estudiantes de primaria aprendan inglés. Alrededor del 84 % de los estudiantes de 2.º grado alcanzaron sus objetivos de competencia lingüística el año pasado, en comparación con el 46 %. Eso se debe en gran parte a la contratación de auxiliares como Alonzo, dijo Grimes.

The beliefs of Russellville City Schools are displayed in English and Spanish at the front of their schools in Russellville, Ala.

Pero las inversiones financieras del distrito en estos grados más jóvenes han dejado deficiencias en la dotación de personal y otros recursos para la escuela media y secundaria.

Un reto para las escuelas de secundaria

El aula de inglés como segunda lengua de la escuela primaria West Elementary suele tener ocho estudiantes por clase que trabajan con un profesor. Pero en la escuela media de Russellville, algunas sesiones de ESL tienen más de 20 estudiantes a la vez y de diferentes grados, pero con niveles lingüísticos similares.

En teoría, las escuelas primarias del distrito cuentan con más personal en lo que se refiere a auxiliares de ESL y de estudiantes de inglés como segunda lengua, para garantizar que estos estudiantes aprueben pronto su nivel de inglés como segunda lengua, de modo que los profesores de cursos superiores tengan una tarea menos.

Pero, en realidad, sigue habiendo muchos estudiantes de inglés en la escuela secundaria y el financiamiento no es suficiente para atenderlos.

No es el único reto en la escuela media.

La prueba de competencia lingüística utilizada en Alabama cambió en el año escolar 2016-17 para ser más rigurosa. El cambio pretendía ajustarse al aumento de los niveles académicos generales en aquel momento, pero tuvo efectos secundarios.

En el primer año de la nueva prueba, solo dos estudiantes de primaria salieron de la clasificación de estudiantes de inglés, dijo Grimes. Eso fue después de años en los que la mayoría de los estudiantes de primaria hicieran la prueba. De repente, la nueva clase de la escuela media tenía muchos más estudiantes de inglés de lo esperado.

Aunque la escuela media se ha adaptado desde entonces a ese cambio, incluida la contratación de un profesor de ESL a tiempo parcial, siguen necesitando más personal, reconoció Grimes.

Luego está la escuela secundaria, donde los retos del financiamiento limitado y el interés político son más graves y donde los estudiantes que aprenden inglés tienen menos tiempo para ponerse al día.

Los estudiantes de inglés en la escuela secundaria de Russellville suelen ser recién llegados con más edad que no han tenido una educación similar en su país de origen. Estos estudiantes mayores deben adaptarse a un nuevo hogar y a un nuevo idioma justo a tiempo para graduarse, y todo ello mientras se encuentran en una edad en la que están aprendiendo sobre sí mismos y sobre el futuro que desean.

La escuela adopta lo que se denomina un enfoque de “instrucción protegida,” según el cual los estudiantes aprenden las materias básicas con un profesor de ESL, además de asistir a las clases regulares con compañeros que no están aprendiendo inglés.

Russellville High School ESL teacher Edmund Martinez works with students on Dec. 9, 2022.

Un día de diciembre, uno de esos profesores de ESL, Edmund Martinez, antiguo estudiante de inglés, dirigió la atención de sus estudiantes de segundo grado a la pantalla proyectada en la pizarra. Sus clases están supervisadas por un profesor de matemáticas titulado, y trabajan juntos para crear un plan de estudios que él pueda presentar.

Le pide a la clase que le diga si la ecuación lineal mostrada se clasificaría como positiva o negativa.

Los estudiantes respondieron en un inglés con acento, y algunos aportaron sus razonamientos. En los instantes que Martinez tardó en limpiar la pizarra para una nueva tanda de preguntas, resonaron comentarios en voz baja en español.

Areli Schermerhorn, que evalúa a los instructores de ESL y está residenciada en Nueva York, dijo que el modelo de escuela secundaria en Russellville requiere una colaboración estructurada entre profesores cualificados de ESL y otros expertos en la materia, lo que puede ser un reto. A menudo, los horarios ajustados de los profesores no permiten este tipo de colaboración.

Lo ideal, dijo, es que los distritos que utilizan la instrucción protegida garanticen que los recién llegados de más edad también tengan acceso a tutorías intensivas extraescolares para abordar el desarrollo lingüístico o contenidos del grado. Lo necesitan, dice, para ponerse al día y adaptarse a un país nuevo.

Según Schermerhorn y otros expertos, la mayoría de los estados aún no han establecido las mejores prácticas para estos estudiantes recién llegados de más edad, y Alabama no es una excepción.

Las políticas estatales no están a la altura de las necesidades

Eric Mackey recuerda cómo fue cuando se convirtió en superintendente estatal de escuelas de Alabama en 2018. El departamento estatal de educación tenía, en el mejor de los casos, un empleado a tiempo parcial supervisando sus programas para estudiantes de inglés, los cuales se centraban estrictamente en la gestión del financiamiento federal conforme al Título III.

En 2019, Mackey tomó medidas para agregar personal que revisara los programas para estudiantes de inglés, al tiempo que creaba puestos para directores regionales para que los distritos pudieran tener vías más directas para expresar sus inquietudes y obtener recursos.

También supervisó un aumento del financiamiento estatal para los estudiantes de inglés, distribuidos según una fórmula ponderada, de modo que los distritos con más estudiantes de este tipo recibieran un mayor porcentaje del dinero por niño. Ese cambio se produjo en 2021.

Los educadores de Alabama alaban estos esfuerzos, pero el estado aún puede hacer más para mejorar las políticas que afectan a estos estudiantes, dicen.

La población de estudiantes de inglés del estado es relativamente pequeña, pero está distribuida en varios distritos. Por ello, el estado debería empezar a exigirles a todos los educadores que realicen cursos que los preparen de manera específica para trabajar con esos estudiantes, afirma Andrea Word-Allbritton, vicepresidenta de Alabama-Mississippi Teachers of English to Speakers of Other Languages, una organización profesional regional que apoya el desarrollo profesional y otros recursos para los educadores que trabajan con estudiantes multilingües.

El año pasado, la Universidad de Alabama en Huntsville y la Universidad de Alabama en Birmingham recibieron, en total, cerca de $5.8 millones en subvenciones federales para el desarrollo profesional a fin de apoyar a los estudiantes de inglés.

Students in Dalia Gerardo’s 2nd grade class have access to school supplies labeled in Spanish and English at West Elementary in Russellville, Ala.

Pero los estados también se ven presionados para cubrir puestos de trabajo con rapidez, lo que reduce el tiempo necesario para obtener una licencia de enseñanza, lo que condiciona lo que puede abarcarse durante la formación previa al empleo, dijo Word-Allbritton.

En Russellville, al menos, los nuevos profesores de clases generales deben aprender en qué consiste la prueba de competencia lingüística para los distintos grados y niveles lingüísticos. Algunos dicen que no era así en sus antiguos trabajos.

Además, el distrito ha ido ampliando su reserva de profesores bilingües. Gracias a una asociación entre el distrito y la Universidad Reach, acreditada a nivel regional y sin ánimo de lucro, los auxiliares bilingües tienen la opción de realizar cursos en línea para obtener una licenciatura que les permita convertirse en profesores a tiempo completo. Esta ventaja atrajo a Alonzo cuando empezó a trabajar en el distrito, y los responsables del distrito apuestan por ella para el futuro de su plantilla de profesores.

Sin embargo, Word-Allbritton señaló que la política para los estudiantes de inglés suele debatirse en grupos aislados, desde asociaciones docentes innovadoras hasta técnicas pedagógicas que podrían beneficiar a todos los estudiantes.

Un panorama político cambiante

Un ejemplo primordial: en Alabama, los estudiantes que aprenden inglés también son separados en términos de responsabilidad escolar.

En virtud de una ley aprobada el año pasado, los resultados académicos de los estudiantes de inglés en las pruebas estandarizadas estatales no cuentan a la hora de calificar a los distritos durante los cinco primeros años de inscripción de esos estudiantes. (Las puntuaciones sí se comunican a nivel nacional, como exige la política federal, y el estado analiza el crecimiento del rendimiento académico de los estudiantes de inglés).

Grimes fue uno de los que instaron al estado a aprobar la ley, argumentando que ayuda a levantar la moral de los profesores. Las puntuaciones por sí solas, dijo, no sirven como medida adecuada de rendición de cuentas, porque los exámenes se administran en inglés a estudiantes en proceso de aprendizaje del idioma.

No todos los observadores están de acuerdo. Leslie Villegas, analista política del grupo de reflexión de izquierdas New America, sostiene que el estado perdió la oportunidad de crear una medida de responsabilidad ponderada que siguiera de forma más justa el progreso lingüístico y académico de los estudiantes de inglés, y que tuviera en cuenta las puntuaciones de los antiguos estudiantes de inglés para obtener una visión más holística del rendimiento académico de estos estudiantes. Según ella, el planteamiento adoptado por los legisladores de Alabama transmite el mensaje implícito de que el progreso del grupo no importa tanto como el de otros, lo que teme que pueda tener repercusiones negativas en el futuro.

Durante años, los dirigentes de Alabama pensaron que las familias de estudiantes de inglés estaban simplemente de paso hacia otros estados, reconoció Mackey.

La política estatal era una señal clara de que estos inmigrantes no eran bienvenidos. En 2011, Alabama atrajo la atención nacional por aprobar lo que entonces se consideraba una de las leyes antiinmigración más duras del país. (Algunas partes fueron bloqueadas más adelante por los tribunales federales).

Sin embargo, dijo que el estado educa ahora a familias de segunda o incluso tercera generación, y regiones enteras, como Russellville, que dependen cada vez más de la contribución de estas familias a la economía local y estatal.

“Hemos luchado durante décadas para conseguir recursos estatales de apoyo para los estudiantes de inglés como segunda lengua,” afirma Mackey. “Y desde 2018, hemos visto a la legislatura realmente entrar en razón y decir: ‘Oye, vamos a poner nuestro dinero en nuestras palabras, vamos a invertir en estos niños.’”

Mackey confía en que el cambio de perspectiva más reciente ayude a convencer a los legisladores de que aumenten el financiamiento para estos estudiantes a través de la fórmula ponderada.

“El hecho es que el estado nunca podrá cerrar la brecha después de que [los fondos de ayuda para la pandemia] se agoten hasta el último dólar. Pero creo que podremos salvar los programas que sean muy prometedores o hayan dado buenos resultados.”

Pero nada es aún una garantía.

Tiempo suficiente—por ahora

ESL teacher Edmund Martinez keeps a graduation cap and gown in his classroom to inspire students to graduate in Russellville, Ala., on December 9, 2022.

De vuelta a la clase de Wilson en la escuela primaria West Elementary, minutos antes del comienzo del examen de lectura en línea, Jose se impacienta en su asiento, moviendo las piernas y golpeándose las rodillas entre sí. Alonzo, su auxiliar, se agacha a su lado.

Traduce las instrucciones de Wilson al español, mostrándole dónde hacer clic en la pantalla de su portátil.

“Al principio están un poco tímidos cuando empezamos el año escolar,” dice Alonzo. “A veces no quieren hablar conmigo, pero con el tiempo empiezan a abrirse más y empiezan a hablarme en español.”

Si el distrito no encuentra la forma de seguir financiando su programa de auxiliares bilingües, Alonzo probablemente se quedará sin trabajo. Y aunque sabe que puede arreglárselas sola, le preocupa lo que eso significaría para sus estudiantes.

Quiere estar en clase porque puede ver cuántos estudiantes confían en su orientación cuando se adaptan no solo a una nueva escuela, sino a un nuevo país. Sus familias también dependen de un traductor que los ayude a entender cosas como los permisos para los paseos.

Una vez que empieza el examen, Alonzo camina por entre los puestos junto a Wilson, ayudando a los estudiantes con problemas técnicos o preguntas.

Jose completa el examen sin problemas, respondiendo a algunas preguntas y saltándose la mayoría.

A Alonzo no le sorprende que sea el primero en apagar la computadora y poner la cabeza en su escritorio. Jose todavía está aprendiendo a entender el inglés escrito. Así estaba durante el primer examen de lectura del año escolar.

Pero Alonzo no está preocupada.

Ella cree en Jose, y sus habilidades lingüísticas se desarrollarán.

Es joven, dijo. Aún tiene tiempo.


Para obtener más información sobre cómo esta ciudad de Alabama se está adaptando a las crecientes necesidades de los estudiantes, lea nuestra serie.

Foto principal: Los estudiantes toman el autobús a casa desde la escuela secundaria Russellville en Russellville, Alabama, el 9 de diciembre de 2022. —Tamika Moore for Education Week

Coverage of strategies for advancing the opportunities for students most in need, including those from low-income families and communities, is supported by a grant from the Walton Family Foundation, at www.waltonk12.org. Education Week retains sole editorial control over the content of this coverage.

Events

Special Education K-12 Essentials Forum Innovative Approaches to Special Education
Join this free virtual event to explore innovations in the evolving landscape of special education.
This content is provided by our sponsor. It is not written by and does not necessarily reflect the views of Education Week's editorial staff.
Sponsor
Curriculum Webinar
STEM Fusion: Empowering K-12 Education through Interdisciplinary Integration
Join our webinar to learn how integrating STEM with other subjects can revolutionize K-12 education & prepare students for the future.
Content provided by Project Lead The Way
School & District Management Webinar How Pensions Work: Why It Matters for K-12 Education
Panelists explain the fundamentals of teacher pension finances — how they are paid for, what drives their costs, and their impact on K-12 education.

EdWeek Top School Jobs

Teacher Jobs
Search over ten thousand teaching jobs nationwide — elementary, middle, high school and more.
View Jobs
Principal Jobs
Find hundreds of jobs for principals, assistant principals, and other school leadership roles.
View Jobs
Administrator Jobs
Over a thousand district-level jobs: superintendents, directors, more.
View Jobs
Support Staff Jobs
Search thousands of jobs, from paraprofessionals to counselors and more.
View Jobs

Read Next

English-Language Learners Quiz WIDA's Test for English Learners: Try Sample Questions
The WIDA ACCESS test is an assessment used by close to 40 states to determine if students must remain in English learner programs.
1 min read
Laptop Checklist 052024 1251676666 [Converted] 01
iStock/Getty
English-Language Learners What All Teachers Should Know About WIDA's Test for English Learners
Researchers and specialists say general education teachers play a role in helping English learners' language development.
7 min read
ELL Girl Laptop 052024 176654360
Marilyn Nieves/Getty
English-Language Learners Opinion When Teaching English Learners, Embrace These 3 Critical Mindsets
English learners will have more success if teachers adjust their thinking. Here's how.
4 min read
Images shows colorful speech bubbles that say "Q," "&," and "A."
iStock/Getty
English-Language Learners ‘A Unique Challenge’: What English Learners With Disabilities Need
From language barriers to bilingual education program lockouts, dual-identified students face unique challenges researchers say.
7 min read
Student trying to navigate a landscape of a different language
Nicole Xu for Education Week