Published Online:
Published in Print: May 11, 2016, as Early Jump on Oral Literacy Crucial for ELLs' Later Success

Comenzar temprano con la alfabetización oral es fundamental para el futuro éxito de los estudiantes de inglés como segundo idioma

La estudiante del pre-kinder, Kailyn Walker, alcanza un libro en su clase en la Academia de Dos Idiomas en Tulsa, Okla., donde el 50% de los niños son  estudiantes de inglés como segundo idioma y los estudiantes aprenden en inglés y español.
La estudiante del pre-kinder, Kailyn Walker, alcanza un libro en su clase en la Academia de Dos Idiomas en Tulsa, Okla., donde el 50% de los niños son estudiantes de inglés como segundo idioma y los estudiantes aprenden en inglés y español.
—Fotografía de Shane Bevel para Education Week
Article Tools
  • PrintPrinter-Friendly
  • EmailEmail Article
  • ReprintReprints
  • CommentsComments

Read in English (leer en inglés)

Mientras hay un debate sobre el valor del juego en la educación primaria, Liliane Vanoy se enfoca en casi sola una cosa para los estudiantes de pre-kinder en su escuela.

Vanoy dice la palabra tres veces para darle énfasis: vocabulario, vocabulario y vocabulario.

“No me importa si su estudiante ingresa con dos palabras. A fin de año debe saber 5,002”, les dijo la directora Vanoy a sus maestros en la Academia de Dos Idiomas en Tulsa.

Vanoy comprende que las expectativas pueden parecer intensas y estresantes para niños de 4 y 5 años, especialmente para aquellos que aprenden inglés como segundo idioma.

Con frecuencia, los padres le preguntan cuantos minutos sus hijos para jugar en la escuela, donde al menos dos horas al día están dedicadas a la enseñanza de la alfabetización. Vanoy está de acuerdo con que los niños deben jugar, pero también les explica a los padres que sus hijos son evaluados de manera temprana y frecuente en el kinder.

En Oklahoma, la alfabetización del estudiante se evalúa durante la segunda semana de clases en el kinder, y a los niños se los designa como por encima o por debajo del nivel del grado antes de que algunos de ellos se hayan adaptado a las rutinas de la clase.

“La primera infancia no es lo que solía ser”, afirmó Vanoy.

Durante casi dos décadas, Oklahoma ha proporcionado acceso universal para clases gratuitas de pre-kinder a todos los niños de 4 años del estado, y los programas de Tulsa se consideran entre las mejores.

El enfoque intenso en la alfabetización ha producido resultados preliminares notables, sobre todopara los estudiantes de inglés, aquellos que provienen de hogares en los que no se habla inglés.

A pesar del éxito temprano del programa, todavia hay preguntas sobre los beneficios a largo plazo.

Según un estudio a largo plazo de la Universidad de Georgetown, en general, los niños hispanos que asisten a las clases del pre-kinder de Tulsa ingresan al kinder mejor preparados académicamente para la escuela en comparación con aquellos que no lo hacen.

Los investigadores de Georgetown descubrieron que, en promedio, estos niños están meses más avanzados en lectura que los compañeros que no se inscribieron en el pre-kinder y cuatro meses más avanzados en escritura.

El equipo paso 15 años estudiando los esfuerzos de Tulsa y los datos indican que los estudiantes de inglés como segundo idioma se encuentran entre los grupos de estudiantes que más se han beneficiado del acceso a las clases gratuitas del pre-kinder.

Arriba: La maestra, Talina Avila, ayuda Joshua Flores a hablar sobre el dibujo en la clase de jardín maternal en la Academia de Dos Idiomas, donde hay una mezcla de hablantes nativos de inglés y español.
Arriba: La maestra, Talina Avila, ayuda Joshua Flores a hablar sobre el dibujo en la clase de jardín maternal en la Academia de Dos Idiomas, donde hay una mezcla de hablantes nativos de inglés y español.
—Fotografía de Shane Bevel para Education Week

Sin embargo, en el estado de Tulsa las calificaciones de las evaluaciones de lectura de la escuela primaria permanecieron estáticas durante la última década, incluso disminuyeron un poco en el caso de los estudiantes de inglés.

Dos idiomas

Para buscar soluciones, Tulsa empezó un pequeño experimento en la Academia de Dos Idiomas, donde las clases están conformadas casi en partes iguales por hablantes nativos de español y de inglés.

El enfoque de dos idiomas hace posible que un estudiante de inglés ayude a un hablante de inglés nativo que se sienta junto a él a aprender español y viceversa.

Al igual que en Tulsa, más estados y distritos escolares están tratando de apuntando a llegar a los estudiantes de inglés como segundo idioma antes del kinder.

La investigación indica que la exposición temprana a un idioma promueve las oportunidades de que el niño tenga un mejor rendimiento académico en el futuro.

Esto es fundamental para Tulsa, un distrito con casi 40,000 estudiantes que ha sufrido un cambio demográfico drástico en los últimos años.

Los estudiantes hispanos actualmente conforman el 31% de la población estudiantil, y superan todas las demás razas y etnias en las escuelas públicas del lugar.

En la última década, la cantidad de estudiantes hispanos en Tulsa ha crecido más del doble y muchos de ellos son hispanohablantes nativos. En general, aproximadamente 1 de cada 3 estudiantes en el distrito habla español en su hogar.

“La urgencia de hacer esto bien se siente cada vez mas”, afirmó William Gormley, uno de los investigadores principales de la Universidad de Georgetown y un director adjunto del Centro de Investigación de Niños en los Estados Unidos (Center for Research on Children in the United States) de la universidad.

En la Academia de Dos Idiomas, una escuela con pre-kinder hasta 5.° grado, se dictan clases de ciencias y estudios sociales en español, mientras que matemáticas se dicta en inglés.

Los 40 estudiantes del pre-kinder de la escuela pasan de las danzas dirigidas por el maestro y las canciones grupales a las estaciones de ciencia y arte cada cuatro minutos y muchas veces se agrupan hablantes nativos de inglés y español para aumentar la exposición a los idiomas.

Las investigaciónes recientes demuestra que hay beneficios para los estudiantes de inglés como segundo idioma que participan en el aprendizaje de dos idiomas en comparación con aquellos que asisten a clases dictadas exclusivamente en inglés.

En un estudio publicado en 2015 por las escuelas Houston y el Kinder Institute for Urban Research de la Universidad Rice se descubrió que los estudiantes hispanohablantes nativos del distrito tienen más éxito aprendiendo inglés cuando se inscriben en programas de dos idiomas bidireccionales que incluyen a hablantes nativos de inglés en la clase.

Se encuentra dentro de una recopilación de estudios que señala los beneficios de enseñarles a los estudiantes en dos idiomas.

Investigadores de la Universidad de George Mason descubrieron que en varios distritos de Carolina del Norte con enseñanza de dos idiomas bidireccional, los estudiantes obtienen calificaciones significativamente más altas en lectura en 4.° grado, a nivel estadístico, en comparación con los compañeros que no estudian dos idiomas, un patrón que continúa hasta el 8.° grado.

Hasta ahora, la Academia de Dos Idiomas es la única escuela en Tulsa que proporciona enseñanza en dos idiomas a los estudiantes del pre-kinder. Eso quiere decir que menos del 5 % de los más de 500 estudiantes de inglés como segundo idioma que están en el pre-kinder del distrito participan en este modelo.

Con la esperanza de que el enfoque de la escuela tenga resultados para la población creciente de estudiantes de inglés como segundo idioma del distrito, los administradores supervisan de cerca las calificaciones de las evaluaciones de los estudiantes que están en el programa de dos idiomas.

Datos anecdóticos demuestran que el enfoque de dos idiomas está funcionando, afirmó Laura Grisso, que supervisa los programas para estudiantes de inglés como segundo idioma (English Language Learner, ELL) del distrito.

Los estudiantes de kínder que asistieron al pre-kinder de dos idiomas trabajan en escribir historias de media página que pueden explicar en inglés y español; los estudiantes de inglés de pre-kinder que cursaron clases solo en inglés están trabajando en reconocer y recitar el abecedario, afirmó.

Hay mucho en juego

Existe un gran interés por lograr la alfabetización de los estudiantes en Oklahoma.

La ley estatal requiere que los estudiantes que no pasan una prueba de lectura de 3.° grado repitan el grado. Es uno de los 16 estados que requiere que los niños de 8 y 9 años repitan cuando no cumplan con las expectativas de lectura del nivel del grado para final de ese año.

Más del 90% de los niños de las escuelas de Tulsa que han sido afectados por la ley son estudiantes de educación especial y ELL, comentó Andy Mackenzie, asistente del superintendente de servicios de primera infancia.

Se exime a los estudiantes que tienen una comprensión limitada del inglés, principalmente aquellos que tienen menos de dos años de enseñanza académica en inglés.

“Cuando uno está aprendiendo un segundo idioma, todo es cuestión de tiempo”, afirmó la directora Vanoy. “Y a veces nuestro tiempo no coincide con lo que nuestro estado requiere. La ley ni siquiera toma en cuenta cuánto ha crecido un niño” en cuanto a sus habilidades de alfabetización.

Izquierda: en la Academia de Dos Idiomas de Tulsa, todos los objetos de la clase están etiquetados en español e inglés. Las clases del pre-kinder de la escuela ponen un gran énfasis en enseñar vocabulario en ambos idiomas y en desarrollar habilidades de alfabetización oral que apuntan a preparar a los estudiantes para el jardín de infantes.
Izquierda: en la Academia de Dos Idiomas de Tulsa, todos los objetos de la clase están etiquetados en español e inglés. Las clases del pre-kinder de la escuela ponen un gran énfasis en enseñar vocabulario en ambos idiomas y en desarrollar habilidades de alfabetización oral que apuntan a preparar a los estudiantes para el jardín de infantes.
—Fotografía de Shane Bevel para Education Week

El tercer grado se considera clave para la alfabetización de un estudiante, ya que es el año en que los estudiantes hacen la transición de “aprender a leer” a “leer para aprender”. En otras palabras, se espera que se enfoquen menos en la lectura y más en la información que leen.

Un enfoque temprano en la alfabetización es clave si los niños, especialmente los estudiantes de inglés, deben hacer esa transición fundamental, dijo Maria Adeliada Restrepo, directora del laboratorio bilingüe y de alfabetización de la Universidad Estatal de Arizona.

“Necesitamos conversaciones profundas, exposición a vocabulario y un lenguaje complejo”, afirmó Restrepo.

Un análisis de la Universidad Estatal de Oregon de la investigadora Karen Thompson descubrió que los estudiantes de inglés como segundo idioma que ingresaron al kinder con una comprensión básica del lenguaje académico, “ya sea en su idioma nativo o en inglés”, con el tiempo, tienen más posibilidades de ser reclasificados como estudiantes egresados del programa de ELL.

Thompson, una profesora auxiliar de diversidad cultural y lingüística del colegio de educación de la universidad, revisó nueve años de datos de estudiantes del Distrito escolar Los Ángeles para evaluar cuánto tiempo les lleva a los estudiantes adquirir un buen dominio del inglés.

El análisis de Thompson demostró que los estudiantes que no adquieren un buen dominio al finalizar la escuela primaria tienen menos probabilidades de lograrlo más adelante.

Esos estudiantes comparten una característica en común: ingresan al kinder con un dominio limitado del lenguaje académico, las habilidades que permiten a los niños contar historias o resolver problemas matemáticos basados en palabras. Los estudiantes que se encuentran en esta categoría tienen 24 % menos de posibilidades de ser reclasificados que sus compañeros. También son más propensos a obtener calificaciones más bajas en las pruebas académicas. Además, se gradúan de la escuela secundaria con calificaciones más bajas que sus compañeros, según el análisis de Thompson.

Los últimos resultados

Incluso con los pre-kinder universales, Oklahoma ha estado a la deriva mientras intenta seguir el ritmo de los avances nacionales promedios en lectura de 4.° grado en la Evaluación nacional de progreso educativo (National Assessment of Educational Progress).

Gormley, investigador de Georgetown, dijo que la confianza en los resultados de los exámenes estatales y nacionales para medir la eficacia del programa es limitada.

“Las diferencias ocurren en un programa de primera infancia o en las lecciones de piano o en cualquier otra actividad a la que se exponga a los niños”, dijo Gormley.

La preguntamas importante, dijo Gormley, debería ser si hay algún beneficio a largo plazo, como un aumento en las inscripciones en los cursos de honores, mejores calificaciones y mejores registros de asistencia y disciplina para los estudiantes que participaron en el kinder.

El maestro adjunto, Richard Nolasco, escucha a Joshua Flores y Ke’mari Barnes durante sus clases en el pre-kinder en la Academia de Dos Idiomas de Tulsa. La población del segundo distrito escolar más grande de Oklahoma ha cambiado drásticamente en los últimos años, con casi 1 de cada 3 estudiantes provenientes de hogares donde el español es el idioma principal.
El maestro adjunto, Richard Nolasco, escucha a Joshua Flores y Ke’mari Barnes durante sus clases en el pre-kinder en la Academia de Dos Idiomas de Tulsa. La población del segundo distrito escolar más grande de Oklahoma ha cambiado drásticamente en los últimos años, con casi 1 de cada 3 estudiantes provenientes de hogares donde el español es el idioma principal.
—Fotografía de Shane Bevel para Education Week

Los buenos programas preescolares pueden desempeñar una función al ayudar a establecer un inicio sólido, y eso es mejor si los estudiantes pueden aprender en su idioma nativo también, afirmó Restrepo.

Hay una clara diferencia entre los programas de primera infancia y los de kinder que se enfocan en el desarrollo del idioma y la alfabetización y aquellos con entornos más parecidos al de una guardería, dijo Restrepo.

“Necesitan jugar, pero debería haber personas hablando con ellos”, afirmó Restrepo.

“Lo que yo veo son niños golpeando bloques en las esquinas y peleando entre sí por un bebé [una muñeca] desnudo en las aulas del preescolar y nadie está desarrollando el idioma.”

Los estudiantes de inglés como segundo idioma inscritos en cursos solo de inglés enfrentan dos desafíos: por lo general, la enseñanza de inglés se simplifica demasiado y no hay un refuerzo en su idioma materno, comentó.

Las clases en el kinder de la Academia de Dos Idiomas de Tulsa podrían ayudar a abordar esos problemas, pero encontrar maestros bilingües para las clases ha sido una lucha en Tulsa, al igual en muchos distritos escolares.

Llegar a las familias

Oklahoma ha puesto énfasis en aumentar el acceso al pre-kinder y Tulsa tiene una de las tasas de participación más altas del país, hay 3 de cada 4 niños de 4 años inscritos en un programa de pre-kinder.

Sin embargo, la participación de hispanohablantes y estudiantes de inglés como segundo idioma en particular se queda atrás de otros grupos, aquí y en cualquier otro lado.

Históricamente, ha sido menos probable que los padres hispanos inscriban a sus hijos en programas de educación de primera infancia y Head Start, el programa de educación federal diseñado para respaldar las necesidades de los niños con bajos recursos y prepararlos para la escuela primaria.

Si bien en Oklahoma se ofrecen pre-kinder es que están abiertos a todos los niños elegibles según la edad, la capacidad de las familias para acceder no es universal.

Gina Adams, una investigadora del Instituto Urbano de Washington, ha estudiado las barreras en la participación preescolar para niños inmigrantes y estudiantes de inglés como segundo idioma en Silicon Valley y Chicago.

En ciudades de todo el país, el trasporte, el costo y los esfuerzos de divulgación mediocres se encuentran entre los obstáculos para esas familias que desean inscribir a sus hijos en un pre-kinder, pero que no tienen los recursos para hacerlo.

La barrera del idioma entre las escuelas y las familias con un dominio limitado del inglés muchas veces es el obstáculo principal, afirma Adams, que trabajó como maestra de guardería para infantes y visitadora domiciliaria para las familias latinas de bajos recursos en Austin, Texas, antes de ingresar al Instituto Urbano.

“Si no hay nadie allí con quien se puedan comunicar, tiene sentido que los padres duden al momento de enviar a sus hijos”, afirmó Adams.

Para atraer a más padres, los proveedores del pre-kinder deben reclutar activamente a las familias, dijo Adams.

“Si no lo hacen, la brecha de predisposión escolar no se abordará porque los niños que más necesitan [el pre-kinder] no estarán allí y seguirán asistiendo a la escuela sin estar preparados,” dijo Adams.

Uno de los proveedores del programa de primera infancia de la ciudad, Community Action Project-Tulsa, ha comenzado a abrir instalaciones de Head Start en los vecindarios con mayor población hispana de la ciudad en un intento de hacer que más familias ingresen.

Abrir paso para que las familias se inscriban puede marcar toda la diferencia para los estudiantes de inglés, dijo Restrepo, profesora de la Universidad Estatal de Arizona.

“Estamos intentando recuperar el terreno perdido”, dijo.

Vol. 35, Issue 30, Pages s7,s8,s9,s10,s11

You must be logged in to leave a comment. Login |  Register
Ground Rules for Posting
We encourage lively debate, but please be respectful of others. Profanity and personal attacks are prohibited. By commenting, you are agreeing to abide by our user agreement.
All comments are public.

Back to Top Back to Top

Most Popular Stories

Viewed

Emailed

Commented